Cosquilleo y relajación, sentimientos encontrados en el aire para muchos desconocidos, hay que probarlo para vivirlo. Durante el vuelo irás cómodamente sentado delante del instructor con total seguridad en el aire, disfrutando de las magníficas vistas del paisaje. El Castillo de Loarre, el mejor conservado del s. XIII, el Valle de Tena, el Pirineo y sus fantásticos paisajes esperan a los más aventureros y aventureras que quieran volar, ¿te apuntas?